Noticias
La vida nos dio el fútbol, Moreira las copas
Por
Ramón Bustamante Q.
Publicado:
6 Octubre 2015
Leido 5878 veces
Juan Carlos Moreira
Al llegar al colegio, entré en la oficina y encontré un papel junto a la puerta. Alguien lo dejó ahí en mi ausencia. En él se lee la frase “LA VIDA NOS DIO EL FÚTBOL, MOREIRA LAS COPAS”. Junto a lo escrito, el desconocido dibujó la silueta de Carlos.
Amigo Moreira, qué difícil resulta hablar en tu despedida. Tu presencia en nuestra insignia parecía eterna, tus pasos en las canchas del Diego ya se mimetizaban con el viento, lluvia y sol que te acompañaron en estos exitosos años.

En números eras el mejor y la galería de copas que formaban tus logros era infinita. Alguna vez nos contaste que una de las piezas de tu casa la habías destinado a trofeos y medallas, con la humildad y silencio que te caracterizaba. Pero sabemos que la cima en tu vida no estaba en el brillo de los primeros lugares, sino en las vidas que transformabas.

En este colegio construiste una familia. Moreira sentía que estos pastos eran su verdadera casa. Alguna vez regó la cancha, con manguera, sin agua de pozo, preparando nuestro estadio para un campeonato regional. Sin dejar detalles, muchas veces compró pintura para los postes y travesaños… “un gol es algo tan bonito que no puede tener un arco en mal estado” dijo alguna vez mientras mirábamos algún partido de la Semana Champagnat.

En cifras, Carlos Moreira era el número 1. A nivel marista y a nivel nacional. En 1996 un extraordinario equipo del Diego se tituló Campeón Nacional Escolar, con una campaña llena de anécdotas. Una definición a penales en Quintero, contra una escuadra de San Felipe, llegó a estar 12-11 y la iluminación del estadio falló, de tal manera que se usaron las luces de una camioneta para los últimos tiros. El penal definitivo lo pateó Bermúdez.

No se veía mucho, por ello le pegó al suelo antes que al balón, de tal modo que la esférica entro dando pequeños saltos hasta tocar la red.
La copa que acredita este gigantesco logro es muy pequeña y brilla entre nuestras galerías. En algún momento de ocio la buscamos y nos costó distinguirla. Con los años y las celebraciones que se desencadenaron al obtenerla, la placa que poseía se perdió. ¡Cómo nos sirve esta copa para entender a Carlos! Un logro enorme, pero sumergido en la humildad.

El fútbol era un pretexto para compartir la vida. Eras una tremenda escuela que se regalaba desde las anécdotas.

“Hubo una Olimpiada en que de los once jugadores titulares tenía 10 repitiendo y el que se salvaba, estaba condicional por conducta.” La Buena Madre y Marcelino, seguramente felices por todo lo que fue tu vida en el Diego, ya estarán a tu lado cuidando las heridas que estos largos meses de despedida dejaron en tu corazón.

Algunas mensajes que han dejado sus amigos, colegas, alumnos a través de redes sociales:

“Más que enseñarte a pegarle a la pelota te enseñó que los estudios y la responsabilidad son lo primero”

“Profe este partido no lo perdió, lo gano por goleada y se gano un descanso eterno”

“A las canchas celestiales tomaste viaje, siempre tendré recuerdo de tus enseñanzas”

“El cielo consiguió otro campeón”

“Muchos momentos, muchos viajes, muchas selecciones, muchas penas y muchas más alegrías. Pero ante todo, siempre están primero los cuadernos”

“A cuántos hiciste sentir campeones, ahora descansa y dirige desde el cielo”

“Cuántas comidas nos preparaste en esas pretemporadas. Son cosas que jamás saldrán de mi mente y corazón. Somos miles los que lamentamos tu partida y estaremos agradecidos de tu intervención en nuestras vidas. Un abrazo de gol al cielo”

“Conocí de cerca su calidad humana. Recuerdo aquella mañana de lluvia que mojado llegó a nuestra humilde casa a hablar por mi hermano menor y el apoyo que le dió en el D.E.C. todo mi respeto hacia Ud. Profesor Carlos Moreira Q.E.P.D. Vuele alto.”(Concejal Maurico Avila)

“Como no recordarlo por la persona que fue con nosotros. Pasábamos gran parte del tiempo juntos como una familia”

“Pensar que siempre que me veía entrenando atletismo, me llamaba y me decía que no era necesario correr por correr, si no que correr pero con un objetivo claro! Lo fundamental de él era la perseverancia”

“Fuiste y serás siempre el gran trofeo del DEC!”


CRISTIAN VARAS, Coordinador de Deportes en los años en que Moreira llegó al Diego, comparte su testimonio.

Cientos de viajes y campeonatos, fines de semanas completos, disfrutando de su pasión. ¿Tú sabes de fútbol? me preguntó una vez y le dije no, entonces siéntate en la banca siempre conmigo, yo te enseño. Y cuando me pare, tú agárrame el brazo para que me siente, así me recordaré que estoy trabajando en un colegio.

Miles de trucos en cancha, cientos de arengas irrepetibles que entregaste en los camarines.

Una vez me cerró la puerta de un camarín y me dijo: tus oídos no están preparados para una oración que voy hacer con ellos. Claramente no rezó, sino que se acordó de los parientes de todos los que no estaban corriendo en la cancha.

Otra frase hermosa y que nos hace reflexionar de lo que son los Hermanos Maristas en nuestra formación: “Los Hnos. son los mejores dirigentes que he tenido, siempre que llego de un campeonato me preguntan: ¿volvieron todos bien? ¿aprendieron algo en estos días? esa confianza me hace estar cada día más comprometido con lo que debo enseñar a mis jugadores: a ser personas, a incentivarlos a estudiar, a saber comportarse en un hotel, en una mesa, a saber comer, hablar bien, saludar, dar las gracias, despedirse de todos, ayudar en el lugar que estamos”

En un Hotel de Quintero, mientras competíamos en un regional, el dueño del hotel nos reunió con todo el equipo y nos felicitó a todos porque lejos habíamos sido los más educados y le dijo al profe Moreira: Profesor lo felicito por la educación que le da a sus jugadores, son un ejemplo de comportamiento, espero que mañana sean campeones regionales porque se lo merecen. Ya con el título nos regaló dos tortas por ser campeones y Carlitos me dijo: hoy estas cosas me hacen feliz, que hablen bien de mis alumnos.

Te voy a extrañar Carlos, voy a extrañar las largas conversaciones de qué hacer con ciertos alumnos que te quitaban el sueño, voy a extrañar tu sarcasmo futbolístico, voy a extrañar tus bromas y respuestas a los que no sabían de fútbol, voy a extrañar tu frase "seguimos siendo los eternos campeones".

Gracias Carlos, gracias Amigo Moreira. Descansa en paz Leyenda Marista!

¡Pilar de los Mejores momentos que el Diego ha tenido!

¡TU LEGADO JAMÁS SERÁ BORRADO EN LAS CANCHAS DEL DIEGO ECHEVERRÍA, DONDE TUS GRITOS TENDRÁN EL ECO DE TU VOZ PARA TODA LA ETERNIDAD!

 

Comparte esta noticia
Noticias Relacionadas
XXXIV Juegos Nacionales Masculinos Maristas 2018
Publicado: 18 Octubre 2018 / 307 Lecturas
Juegos Escolares Regionales
Publicado: 6 Agosto 2018 / 482 Lecturas
Cuadrangular de Voleibol
Publicado: 4 Julio 2018 / 342 Lecturas
Comentarios
comments powered by Disqus
© 2014 Todos los derechos reservados
Creado por Informática & Diseño Maristas Chile